Toda comunicación escrita, ya sea de índole académica, personal o para negocios, puede beneficiarse de una buena edición y corrección. Estas tareas mejoran la eficiencia y la presentación de las comunicaciones escritas al garantizar, en primer lugar, que su mensaje sea presentado con claridad y de manera completa y, en segundo lugar, que se reproduzca de manera correcta y coherente, en términos de estilo y formato.

Los errores gramaticales ponen en peligro la efectividad de cualquier documento. Los documentos que contienen errores de ortografía, de puntuación o estructuras complicadas limitan la fluidez de la lectura y hasta pueden ocasionar la pérdida de un negocio.

Además editamos y corregimos textos traducidos o escritos por personas que no son nativas del idioma meta. En estos casos, revisamos cuidadosamente y pulimos el texto para asegurarnos de que se lea como si hubiera sido escrito originalmente en el idioma de destino.

La edición, la corrección y el control de calidad tienen un bajo costo en comparación con los beneficios de garantizar una imagen de profesionalismo para su negocio.

shutterstock_161761718 (1)

Niveles de edición

Aunque muchas personas piensan que edición y corrección son la misma tarea, en realidad son muy diferentes.

La edición se define como el proceso de revisar y hacer sugerencias acerca del contenido de un documento, con el propósito principal de mejorar la precisión del texto, su fluidez y su legibilidad general, así como también de corregir la gramática y la ortografía. En otras palabras, la edición implica una revisión detallada del documento y la comparación del documento original con el traducido. Abarca el análisis del contenido, la organización, la coherencia, el tono y el estilo del texto.

La edición además implica asegurarse de que se haya utilizado la terminología correcta. Ello se logra investigando cada término que arroje alguna duda o que el editor desconozca ––mediante el uso de recursos en línea e impresos–– con el propósito exclusivo de asegurarse de que se hayan utilizado los términos correctos.

Corrección

La corrección constituye la etapa final del proceso de un documento ––el corrector es la última persona que ve o revisa un documento antes de que se lo considere terminado–– para que sea distribuido o publicado. El significado de las palabras y la terminología son aspectos irrelevantes en esta etapa, puesto que el trabajo se centra en los detalles del texto. En este momento se vuelve a revisar el documento para detectar errores de tipeo, ortografía, gramática, puntuación y en el uso de mayúsculas. El corrector además controla la numeración, la coherencia en la terminología o las abreviaturas, el formato de los encabezados y el estilo. Otra distinción clave es que la corrección generalmente involucra únicamente el texto traducido, es decir, la versión final del documento.